<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9453302\x26blogName\x3dKBULLA\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/\x26vt\x3d6415826347997760451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Desde el escritorio de KBULLA

Monsieur l'abbé, detesto lo que escribe, pero daría mi vida para hacer posible que Ud. continúe escribiendo. (Carta de Voltaire a M. le Riche. Febrero 6 de 1.770)


Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

Ciudad Guayana, jueves, 25 de diciembre de 2008

EL PÍCARO REDONDEO DE LOS FAST FOODS O COMO BURLARSE DEL SENIAT SIN SER MULTADO.

La eliminación de los 3 ceros en nuestra denominación monetaria trajo consigo la reutilización de los céntimos en la presentación de los precios.Pero pareciera que eso sólo se ha quedado en la forma en que es expresado el precio de un producto, bien sea porque el mismo se nos presenta con el típico engaño publicitario (invento gringo) del "sólo por 99,99 Bs." (cuando la realidad es que te están cobrando Bs.100,oo) o porque la aplicación del 9% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) conlleva a que el precio final no sea una cifra entera, sino decimal.

Y digo esto porque tal parece que ese famoso refrán venezolano de “yo cuido las puyas, que los bolívares se cuidan solos” o bien es desconocido por las nuevas generaciones, o bien la soberbia de un pueblo que todavía no sabe lo que es pasar hambre realmente (Uslar Pietri decía que hasta el clima favorecía al venezolano, quien podía alimentarse tomando la comida de una mata de cambur o mango) lo lleva a despreciar eso que los españoles de la raza calé llamaban (también burlonamente) “calderilla”. ¿Será que Herrera Luque tenía razón en su VIAJERO DE INDIAS?

El caso es, que en muchas de mis transacciones comerciales hago uso, bien sea de la TARJETA DE DÉBITO o (cuando el vivo del comerciante no me aplica el indebido recargo) de la TARJETA DE CRÉDITO. En muchas ocasiones en que pago con este sistema, me encuentro que el monto de la factura y el del voucher del PUNTO DE VENTA, difieren en su valor. Y por cosas de la vida, o quizás porque quienes manejan la caja son jóvenes que no superan los 20-22 años, es en los puestos de comida conocidos como FAST FOOD (o comida chatarra) en donde es más común la presencia de la discrepancia en las cifras.





No siempre se trata de una diferencia de uno o dos céntimos (10 ó 20 bolívares de los del año 2007) sino que hay casos en donde me he encontrado con diferencias de hasta 2,01 Bs. (Bs. 2.010,oo de los del año 2007).



Sin embargo, tengo que reconocer que cuando he acudido a farmacias, ferreterías o automercados, en la mayoría de ellos sí hay un verdadero respeto para con el cliente, al reflejar el valor de la factura en el voucher del PUNTO DE VENTA.




Lo que debe llamar la atención, es que dado que uno está pagando con dinero plástico, no hay razón alguna para que el dependiente haga un redondeo hacía arriba del valor de la factura. En segundo lugar, tanto el redondeo como la operación en el PUNTO DE VENTA son realizados a espaldas del consumidor y sin su notificación o solicitud de permiso, por lo que bien que se pudiese tipificar tal proceder, no sólo como de una estafa, sino también como de una evasión al fisco, pues ese diferencial va directamente a la cuenta bancaria del propietario de la firma, mientras que a nivel contable nunca aparecerá reflejada esa “ganancia extra” obtenida.

Claro, hay casos en que la falta de circulante hace que sea prácticamente imposible la devolución del vuelto exacto, cuando la operación es realizado en efectico contante y sonante. Y contante y sonante son las ganancias no declaradas que ese céntimo, por puesto de estacionamiento, deja en la cuenta bancaria de la empresa que maneja la concesión del estacionamiento.



Y para quien no me crea, sólo tiene que leer el artículo que el amigo ZEITAN hizo en su momento al respecto.

Y si no echo los cuentos que me ha tocado oír (mas que vivir) sobre algunos cajeros de los bancos y de los MERCAL y PDVAL, los cuales hacen pingües ganancias en torno a un vuelto en sencillo (monedas) que muy pocas veces entregan, es porque obviamente resulta imposible mostrar una prueba de ese “tipo de enriquecimiento” en un blog. A ese respecto, bien que tiene la palabra (así como la responsabilidad) los correspondientes departamentos de seguridad bancaria de las diferentes unidades financieras del país.

Lograr que tus hijos sean capaces de ser honestos, es el comienzo de toda educación. (John Ruskin)







, , , , , , , , , , , , , , , , ,


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

VINCULACIÓN A ESTE POST:

Crear un vínculo

<< VER ÚLTIMO POST PUBLICADO