<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9453302\x26blogName\x3dKBULLA\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/\x26vt\x3d6415826347997760451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Desde el escritorio de KBULLA

Monsieur l'abbé, detesto lo que escribe, pero daría mi vida para hacer posible que Ud. continúe escribiendo. (Carta de Voltaire a M. le Riche. Febrero 6 de 1.770)


Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

Ciudad Guayana, jueves, 23 de diciembre de 2004

EL HOMBRE MACHO NO LLORA, PERO...

Toda persona, que por alguna u otra razón, se ve obligada a dejar su terruño y hasta apartarse de los suyos, experimenta en un momento dado, una sensación de desarraigo, malestar y tristeza que todos identificamos como nostalgia.

Ese recordar lo que una vez vivimos (y no sabemos si volveremos a hacerlo) nos ayuda en alguna forma, a hacer más llevadera la situación del exilio. Sentimos nostalgia y, paradójicamente, añoramos vivir en esos recuerdos que parecen reconfortarnos.

Si bien la nostalgia siempre ha existido y es propia de la condición social del ser humano, la palabra que identifica tal estado anímico tiene un origen relativamente reciente.

A finales del siglo XVII el médico Johannes Hofer, de Mulhouse, a orillas del Rhin (en lo que hoy es la Alsacia francesa) identificó una serie de síntomas que mostraban los soldados suizos que actuaban como mercenarios en reinos alejados de su país. Con el correr del tiempo, estos hombres mostraban una gran tristeza y melancolía. Además, perdían el apetito; lo que se traducía en una apariencia demacrada.

En aquel entonces, se achacó la razón de "ese mal" al hecho de que los suizos, acostumbrados a vivir en grandes altitudes y con un aire fresco y ligero, se veían obligados (por sus condición de guerreros pagados) a trabajar en tierras bajas, en donde la presión del aire y su densidad influían negativamente sobre la salud. Se observó que un rápido retorno al hogar o la simple promesa de una cercana partida, obraba milagros sobre la salud de los enfermos.

De las palabras griegas NOSTOS que significa "retorno al hogar" y ALGOS que significa "dolor" se acuñó el nombre de NOSTALGIA para identificar tal “patología”.

Así que, la próxima vez que sienta nostalgia, no ponga reparos en manifestarla. Piense que, fueron feroces guerreros mercenarios los primeros en poner de manifiesto, a los ojos de los científicos, lo mal que resulta encontrarse lejos de los seres queridos.


Fuente: http://www.lavanguardia.es/web/20041222/51172319978.html

2 COMENTARIOS:

A las 3:56 p. m., Blogger unocontodo vino y dejó por escrito:

Good "tips", Buen post, y se lo haré saber a mi hermano, que es el único de nosotros cuatro que está afuera, para que llore sin pena....

 
A las 1:58 p. m., Anonymous Anónimo vino y dejó por escrito:

Yo llore sin pena al comienzo de mi auto-exilio, ya luego pasa, y a veces retorna... es normal! creo! hay casos muuuuuuuuuuucho peores lo puedo decir jajaja. Muy interesante la etimologia y el origen de la definicion.
Caribe!

 

Publicar un comentario

VINCULACIÓN A ESTE POST:

Crear un vínculo

<< VER ÚLTIMO POST PUBLICADO