<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9453302\x26blogName\x3dKBULLA\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/\x26vt\x3d6415826347997760451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Desde el escritorio de KBULLA

Monsieur l'abbé, detesto lo que escribe, pero daría mi vida para hacer posible que Ud. continúe escribiendo. (Carta de Voltaire a M. le Riche. Febrero 6 de 1.770)


Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

Ciudad Guayana, miércoles, 26 de diciembre de 2007

UN DÉCIMO DEL GORDO DE LA LOTERÍA DE NAVIDAD QUE JAMÁS SERÁ COBRADO.

Todos los años se presentan anécdotas en torno a los resultados del premio de la Lotería Española de Navidad, conocido como el GORDO DE NAVIDAD. Una de las más pintorescas que recuerdo, ocurrió hace unos 2 ó 3 años atrás en la región de Andalucía, en donde una viuda que ganó, lo hizo con el mismo número que venía jugando desde hacía décadas: el número del nicho en donde reposan los restos de su esposo en el cementerio.

Este año se ha presentado una situación que tiene que ver con la formación de valores que todo individuo recibe básicamente en el seno de su familia, desde que nace hasta que llega a adulto. Una muchacha que trabaja atendiendo la barra o mostrador de lo que nosotros llamaríamos una especie de cervecería, se vio recompensada con un décimo premiado del primer premio de la lotería de Navidad. Dicho de otra forma, Sara Fernández, que así se llama la empleada de este local, era la afortunada ganadora de 300.000,oo euros. El caso es, que esta muchacha no tenía el décimo en su casa o en su cartera, sino que lo tenía en el tarro de las propinas en su lugar de trabajo. Una vez que había pasado el momento de euforia y festejo por el décimo premiado, Sara fue a buscar en el envase en donde tenía (desde hacía días) el décimo de su propiedad. Para su sorpresa, el mismo había sido sustraído. Quienes vivimos en un país en donde el sentido de propiedad y respeto por lo ajeno “no está bien definido” (por no decir otra cosa) el proceder y/o la confianza de Sara nos resulta de una ingenuidad extrema o inimaginable. El hecho es, que Sara ha procedido a denunciar ante las autoridades policiales el hurto de su décimo y es muy probable que la persona que se apropió del mismo no llegue a cobrarlo, pues sabe que el serial que individualiza al décimo ya ha sido denunciado como robado.

¿Es la honestidad de Sara, o la creencia en la honestidad de sus semejantes, un caso aislado dentro de la sociedad española? Pues no. En la provincia de Córdoba (zona sur de España) existe una cooperativa agrícola llamada MOTRILEÑA DE FRUTAS, la cual viene desde hace 23 años comprando siempre el mismo número para el sorteo de Navidad. Este año compraron 300 décimos que vendieron entre sus clientes y empleados, como lo han venido haciendo todos estos años. Quiso el destino que la tozudez de sus socios propietarios hiciera que en esta oportunidad el número 55.469 resultase el ganador del segundo premio del Gordo de Navidad. En este caso, cada décimo resultó acreedor de 100.000,oo euros. Resultó que uno de los ganadores de uno de los décimos premiados ni lo había comprado ni mucho menos lo había pedido. Uno de los habituales clientes del negocio, todos los años apartaba y terminaba comprando uno de los décimos que vendía la cooperativa. Si bien este año no había dicho nada, los propietarios (como ya era costumbre) se lo habían apartado. Así que cuando el hombre se acercó a la empresa para felicitar a los ganadores, se encontró con que los dueños de la misma lo estaban esperando con su décimo premiado. En esta misma empresa, uno de los empleados compró el último de los décimos que quedaba por venderse y lo hizo en forma fiada, pues su situación económica era tal, que ni siquiera tenía para pagar los 20 euros que cuesta el décimo. Ni por asomo se le ocurrió a alguno de los propietarios de la cooperativa decir que, dado que era fiado, el mismo no era del empleado por no haberlo cancelado antes del sorteo.

Y si la diosa de la fortuna resulta caprichosa en sus coqueteos con los simples mortales, ¿qué se puede decir de los habitantes de Puerto de La Cruz en la isla de Tenerife, en donde la administración de loterías del lugar se vio en la necesidad de devolver el número 06381 pues a ninguno de los lugareños les pareció que el mismo fuese atractivo y por consiguiente se quedó frío?

FUENTES.-

-EMPLEADA DENUNCIA ROBO DE DÉCIMO PREMIADO.
-LA SUERTE LE LLEGÓ A QUIEN NO LA ESPERABA.
-EN CANARIAS SE QUEDÓ FRÍO EL GORDO DE NAVIDAD.

- - - -

- - - -


Etiquetas: , , , ,

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

VINCULACIÓN A ESTE POST:

Crear un vínculo

<< VER ÚLTIMO POST PUBLICADO