<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9453302\x26blogName\x3dKBULLA\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/\x26vt\x3d6415826347997760451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Desde el escritorio de KBULLA

Monsieur l'abbé, detesto lo que escribe, pero daría mi vida para hacer posible que Ud. continúe escribiendo. (Carta de Voltaire a M. le Riche. Febrero 6 de 1.770)


Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

Ciudad Guayana, domingo, 5 de agosto de 2007

LA MEJOR COMIDA, LA DE MI MAMÁ.



"La vida de un crítico es sencilla en muchos aspectos. Arriesgamos poco y tenemos poder sobre aquellos que ofrecen su trabajo y su servicio a nuestro juicio. Prosperamos con las críticas negativas, divertidas de escribir y de leer. Pero la triste verdad que debemos afrontar, es que en el gran orden de las cosas, cualquier basura tiene más significado que lo que deja ver nuestra crítica. Pero en ocasiones, el crítico sí se arriesga cada vez que descubre y defiende algo nuevo. El mundo suele ser cruel con el nuevo talento. Las nuevas creaciones, lo nuevo, necesita amigos.

Anoche experimenté algo nuevo, una extraordinaria cena de una fuente singular e inesperada. Decir sólo que la comida y su creador han desafiado mis prejuicios ante la buena cocina, subestimaría la realidad. Me han tocado en lo más profundo.

En el pasado jamás oculté mi desdén por el famoso lema del chef Gusteau’s ‘Cualquiera puede cocinar’, pero al fin me doy cuenta de lo que quiso decir en realidad. No cualquiera puede convertirse en un gran artista, pero un gran artista puede provenir de cualquier lado. Es difícil imaginar un origen más humilde que el del genio que ahora cocina en el restaurante Gusteau’s y quién en opinión de este crítico, es nada menos que el mejor chef de Francia. Pronto volveré a Gusteau’s, hambriento"
. (Anthon Ego)


La película RATATUILLE resulta ser un homenaje al "savoir vivre" de la comida. Y no de la comida como un acto de alimentación, sino como el de una oportunidad para disfrutar de una buena mesa. Y es así como vemos que el protagonista de esta película (un pequeño roedor) pone énfasis en la degustación antes que en la gula, al contrario del resto de sus congéneres. En el uso afinado de los sentidos del gusto y del olfato. Los sabores están allí, sólo hay que saber combinarlos en la forma y proporciones adecuadas, para obtener una verdadera explosión de sensaciones en las papilas gustativas del comensal. Sensaciones estas, que la magia del cine nos muestra como una combinación de luz y sonido.

Y no se trata de preparar platos rebuscados. No. Nuestro chef sabe que la frescura de los productos, un buen balance en la aplicación de las especias y una adecuada altura de la llama, es el secreto que hace que el más humilde de los platos llegue a transformarse en todo un manjar. Y para muestra un botón. El RATATOUILLE no es más que un plato de humilde origen rural, en cuya composición no se encuentra otra cosa sino legumbres y verduras frescas, en proporción no establecida y cocinadas a fuego lento en aceite de oliva. Y es la correcta combinación de una salsa sazonada con especias (de una personal inspiración de tan singular chef) lo que transforma este plato simplón en el estandarte de un restaurant que venía perdiendo estrellas en su clasificación.

El crítico de comida, al probar este plato (con esa sazón especial que el pequeño chef roedor le confirió) se retrotrae a la época de su infancia, cuando su mamá (con ese toque de amor especial que sólo sabe darle una mamá) le preparaba ese humilde plato (para una humilde familia) que tanto le gustaba. Un simple paladeo del plato de marras, es suficiente para que un amargado y cínico critico de comida, recupere su carácter humano y llegue a publicar al día siguiente en su columna de crítica culinaria, las palabras que encabezan este post y que resultan ser un verdadero ejercicio de autocrítica.

Ratatoullie, una película de entretención, llena de mensajes de humildad, amistad y tolerancia. Apta para niños...de todas las edades.


- -

- -

Etiquetas: , ,

2 COMENTARIOS:

A las 6:00 p. m., Anonymous Maléfica vino y dejó por escrito:

La mejor hallaca la hace mi mamá! (pero su puré de papas es desastroso)
La Malefiquita ya está bien..

 
A las 11:40 p. m., Blogger Marianne vino y dejó por escrito:

Excelente película y excelente reseña, un placer visitarlo mi apreciadísimo amigo...

 

Publicar un comentario

VINCULACIÓN A ESTE POST:

Crear un vínculo

<< VER ÚLTIMO POST PUBLICADO