<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9453302\x26blogName\x3dKBULLA\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kbulla.blogspot.com/\x26vt\x3d6415826347997760451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Desde el escritorio de KBULLA

Monsieur l'abbé, detesto lo que escribe, pero daría mi vida para hacer posible que Ud. continúe escribiendo. (Carta de Voltaire a M. le Riche. Febrero 6 de 1.770)


Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign
Join the Blue Ribbon Online Free Speech Campaign!

Ciudad Guayana, domingo, 29 de junio de 2008

LA PARADOJA DEL PRECIO DEL PETRÓLEO.

En los momentos en que el precio de un barril de petróleo ha superado la barrera de los 100 dólares y parece que inexorablemente poco a poco se acerca a los 150 dólares, resulta en verdad extraño el ver que el precio de la gasolina cada día se acerca más al precio del petróleo, cuando el sentido común mueve a pensar que la gasolina (por todos los procesos que son necesarios para obtener la misma del petróleo) debería tener un precio muy superior a la materia prima de donde proviene.

El viernes 27 la prensa internacional anunciaba que el barril de petróleo alcanzaba los 142 dólares. Dicho de otra forma, si tenemos presente que un barril de petróleo equivale a 42 galones, nos encontraremos con que el viernes 27 un galón de petróleo costaba 3,38 dólares. En ese mismo artículo citado, puede verse una foto en donde se muestra que el precio de la gasolina en una bomba CITGO de la ciudad de New York, estaba entre los 4,16 y 4,46 dólares por galón (dependiendo de su octanaje) y el diesel alcanzaba prácticamente los 5 dólares por galón. ¿Cómo puede ser tan parecido el precio unitario de la materia prima y su derivado, si se debe tener en cuenta que el precio referencial del petróleo citado en los medios de comunicación es un precio en muelle de origen (FOB) y que por consiguiente al mismo se le debe cargar costos como el flete hasta el país consumidor, el costo de la descarga en puerto y su posterior bombeo o traslado hasta la refinería correspondiente?

Adicional a esto, hay que tener presente la complejidad del proceso de refinación del petróleo y la infraestructura e insumos necesarios para procesar un barril de crudo en sus productos finales. Finalmente se tiene que añadir el costo de la distribución de los combustibles refinados (gasolina y diesel) hasta las estaciones de servicio, amén de gastos administrativos, pagos de impuestos, etc. Debe entenderse entonces, que el precio de la gasolina que llega a las estaciones de servicio lleva intrínseco no sólo todos estos costos sino también el margen de ganancia o comercialización de las empresas petroleras en toda esa cadena de procesos. Finalmente, se debe añadir el margen de comercialización de los dueños o concesionarios de las estaciones de gasolina, así como los impuestos finales (IVA) que tanto gustan de agregar los gobiernos a todo producto que tiene por consumidor final al hombre del pueblo, el cual no tiene posibilidad de traspasarlo a otros como un crédito fiscal. Es decir,el precio de la gasolina procesada en las refinerías es inferior al precio que todos tomamos como referencial para ver su relación con respecto al precio de la materia prima (petróleo).

El primer punto a tomar en cuenta para entender la razón del precio de la gasolina, es el conocer cuánta gasolina puede ser obtenida de un barril de petróleo. Pues de un barril de petróleo sólo puede ser obtenida por destilación simple, fraccionamiento, cracking o craqueo (que no es más que un proceso de separación de los diversos componentes presentes en el petróleo, basado en sus diferentes puntos de ebullición) de un 25 a un 30% de gasolina virgen. Es decir, de un barril de petróleo de 159 litros se pueden obtener por destilación simple unos 50 litros de gasolina. Quedan entonces 109 litros de remanente. Existen entonces otros procesos para obtener más gasolina de un barril de petróleo. Es el proceso de desintegración catalítica (que como su nombre lo indica, utilizan catalizadores para mejorar y acelerar el proceso de obtención de la gasolina) entre los que destaca el proceso de polimerización y el proceso de alquilación. Adicional a esto, existen otros procesos para mejorar la calidad de la gasolina primaria, que también hacen uso de catalizadores. Estos son la isomerización y la reformación.

La gasolina que nos sirven los surtidores en la estaciones de servicio, es una mezcla controlada de gasolina natural y de gasolinas provenientes de los diferentes procesos de polimerización, alquilación, isomerización, reformación y desintegración. La razón de mezclar estas gasolinas obedece a la necesidad de obtener una gasolina de alto octanaje adecuada para el desempeño del motor. En la gasolina natural se encontró que el componente que provoca la peor detonación es el heptano de cadena lineal. De igual forma, se encontró que el hidrocarburo que menos detonaba era el isooctano de cadena ramificada. Al primero, por su influencia perjudicial en la conformación de la mezcla de gasolina, se le dio el valor de 0, mientras que al segundo se le asignó el valor de 100. De ahí que una mezcla de gasolina que tenga un comportamiento similar a una mezcla de gasolina 90% de isooctano y 10% de heptano, se le denomine como gasolina de octanaje 90 o un índice de octano de 90. Aparte de la mezclas de gasolinas, existen componentes que ayudan a aumentar el octanaje de las gasolinas, permitiendo así un mayor porcentaje de uso de gasolina natural. Este es el caso del tetraetilo de plomo, que durante décadas fue el rey de los aditivos antidetonantes presentes en la gasolina.

Las exigencias mundiales sobre el control en la emisión de los gases de la combustión, obligaron a las compañías petroleras a la reformulación de los combustibles comercializados en décadas pasadas, por lo que las gasolinas de hoy en día tienen un costo adicional tanto por la necesidad de modificar las mezclas de las mismas, acordes a la presencia de motores de mayor compresión, adición de aditivos (detergentes, y anticongelantes para el invierno) y la sustitución de otros, como el caso del tetraetilo de plomo (TEP) el cual (debido a su alta toxicidad) fue sustituido por el metil-ter-butil-eter (MTBE). La realidad es, que lo que en verdad llevó a buscar un sustituto del tetraetilo de plomo, fue el hecho de que el mismo taponaba los conductos de un dispositivo que había sido creado para el control de la emisión de los gases de escape de la combustión. A la salida de los gases de combustión de un motor, hoy en día todo vehículo tiene colocado un dispositivo que se asemeja a un silenciador, el cual se conoce con el nombre de convertidor catalítico. El mismo está conformado internamente por minúsculas celdas (como de panal de abejas) llenas de paladio, platino y rodio. Estos componentes reaccionan con los gases tóxicos de la emisión, transformándolos en gases no tóxicos y vapor de agua. Las gasolinas que contenían tetraetilo de plomo, terminaban taponando el convertidor, al fusionar las celdas del mismo como consecuencia de la reacción química con los metales mencionados. De ahí que se buscase un sustituto y que el mismo resultase ser el metil-ter-butil-eter. En la búsqueda de sacarle mayor provecho al petróleo, se viene sustituyendo el MTBE (el cual se obtiene a partir del isobutano y metanol; ambos derivados del petróleo) por el etil tert-butil éter (ETBE) el cual se obtiene a partir del isobutano y el etanol. A diferencia del metanol, el etanol se obtiene a partir de la celulosa de vegetales, como el maíz y últimamente (gracias a avances tecnológicos) de sus tallos.

A continuación se presenta un cuadro extraído del portal de la AMERICAN PETROLEUM INSTITUTE en donde se puede ver que en el proceso de destilación petrolera, la mayoría de los compuestos obtenidos resultan ser combustibles. Situación que resulta paradójica si se toma en cuenta que el rendimiento termodinámico de un motor de combustión interna es de solo un 23%, en contraposición a los infinitos usos (desde fertilizantes hasta plástico y medicinas) que pueden ser obtenidos de un barril de petróleo en una planta petroquímica. Porque a fin de cuentas, lo que ni los gobernantes ni el mundo parece que terminan de entender es que un barril de petróleo extraído, es un barril de petróleo menos, pues el petróleo no se siembra.






Si sumamos los galones de gasolina (19,4), los de diesel (10,5), los de kerosen (4,1) y hasta los combustibles residuales (1,7) obtendremos un valor de 34,7 galones. Si promediamos el costo de estos combustibles al valor de los 4,16 dólares de la gasolina más barata (según la foto de la gasolinera CITGO) obtendremos un valor de 144,35 dólares. Y así y todo, no es precisa esta comparación, pues el precio tomado como referencia (4,16 dólares) tiene el margen de comercialización de la estación de servicio, así como los impuestos cargados. No es el precio de venta de la empresa petrolera a la estación de servicio. Entonces, ¿qué valor comercial pueden tener los 9 galones restantes, de los diferentes productos obtenidos en la refinación del barril de petróleo, que puedan compensar los costos de todo el proceso de la compra, traslado, refinación, transformación y venta de ese complejo mundo que se mueve en torno a un barril de petróleo? Tal pareciese que el negocio del petróleo está en su extracción antes que en su procesamiento.

Cabe destacar, que en todo artículo que uno encuentra sobre el precio del petróleo, se hace siempre mención al costo mundial de un barril de petróleo, como unidad de medida referencial. Muy pocos artículos hacen mención al hecho de que un barril de petróleo equivale a 42 galones o 159 litros. Y prácticamente ningún artículo repara en la extrañeza de que un barril contenga 42 galones y no un valor más amigable, como pudiese serlo el valor de 50 galones o bien (ante la universalización del Sistema Internacional de Unidades) 100, 150 ó 200 litros. La razón de este caprichoso y extraño valor, como muchas cosas de nuestro diario vivir, viene de la historia.

En el año de 1866 el estado de Pennsylvania lideraba la producción mundial de petróleo. En agosto de ese año, los principales productores de petróleo en ese estado, adoptaron como unificación de medida para la comercialización o venta del petróleo un barril con una capacidad de 42 galones. La razón de esa escogencia obedecía a la relativa facilidad de manejo de un barril por parte de una pareja de hombres (pues un barril de petróleo pesa aproximadamente unos 136 kilogramos) y a la vez el tamaño del mismo permitía que 20 barriles de petróleo pudiesen ser colocados sobre un vagón de carga de los trenes de la época, lo que abarataba el costo del transporte del producto extraído.

Pero más que eso, la escogencia de un barril de petróleo con una capacidad de 42 galones (en vez de otra medida) se basó en la sencilla razón de que el barril de 42 galones ya era un patrón de medida utilizado profusamente en las diversas transacciones comerciales del día a día. Era el envase tradicional y de uso común con el que se almacenaba y comercializaba la mayoría de los productos de consumo como el arenque, el salmón, el vino, la melaza, la mantequilla, el jabón y hasta el aceite de ballena. Todos ellos se transportaban y comercializaban en barriles o toneles de 42 galones de capacidad. Y este atípico valor de 42 galones (como referencia de medida de volumen en el comercio estadounidense de finales del siglo XIX) era una herencia de la época colonial. Tal medida de capacidad había sido impuesta bajo el reinado de Ricardo III de Inglaterra (1483-1485) y traído a tierras americanas por los primeros colonos. Adicional a esto, el estatuto de Pennsylvania del año 1700, había establecido el barril de 42 galones como el contenedor estándar para el transporte de todo tipo de productos y comestibles, por lo que su uso adquiría contexto legal en el comercio.

La existencia de dicho empaque fue circunstancialmente aprovechada cuando se dio inicio a la explotación petrolera y los productores se encontraron frente a la necesidad de almacenar y transportar el petróleo que, como por arte de magia, salía a raudales de las entrañas de la Tierra. Siendo entonces los estadounidenses pioneros tanto en la explotación como en la comercialización del petróleo, permanece hasta nuestros días el barril de 42 galones de capacidad (159 litros) como la medida referencial de comercialización del petróleo. No importa que el mismo sea transportado por kilométricos oleoductos o grandes súper tanqueros, la unidad de medida para la compra-venta mundial del petróleo es el barril de 42 galones de capacidad.

FUENTE-.

-SEPARACIÓN DEL PETRÓLEO EN SUS FRACCIONES.

- - - - - - -

-PRECIO DEL PETRÓLEO - - - - - -

Etiquetas: , , , , , , ,

Etiquetas: , , , , , ,

3 COMENTARIOS:

A las 4:28 p. m., Blogger M@goo vino y dejó por escrito:

no se como haces tu para que la gente ( o sea yo) se sienta mas inteligente luego de leerte

saludos

 
A las 7:52 p. m., Blogger KBULLA vino y dejó por escrito:

Amigo MAGOO:

Fuera de su ingeniosa cortesía, ¿sabe Ud. de algún producto que después de una serie de complejos procesos para obtener el mismo, se encuentre uno que su PVP sea prácticamente igual al de la materia prima de la cual se obtuvo?

Y conste que todo ese proceso para obtenerlo, requirió de un gran complejo refinador y toda una serie de controles de procesos, instrumentación de última tecnología, centros de computación, personal técnico calificado, seguridad industrial, almacenamiento y transporte de la gasolina producida, contrato colectivo de lo más jugoso, recargues en el PVP por aplicación de impuestos, etc., etc.

Conclusión, algo no cuadra, o ahora se entiende el porqué los venezolanos hemos podido soportar gobiernos que, cada uno de ellos ha sido más nefasto que su predecesor. ¡El petróleo da pa' todo!

Saludos.

 
A las 6:46 p. m., Anonymous Anónimo vino y dejó por escrito:

Saludos, amigo de Kbulla, yo soy Guillermo Prieto estudioso de las manifestaciones de los valles del Orituco y Guaribe y precisamente estoy haciendo mi tesis de Doctorado basada en la memoria cultural en el caso de la Parranda de Negros Kimbanganos y me parece importante su publicación. me gustaría establecer contacto con usted a fin de intercambiar impresiones. mi email elguaribe@yahoo.com

 

Publicar un comentario

VINCULACIÓN A ESTE POST:

Crear un vínculo

<< VER ÚLTIMO POST PUBLICADO